Entrevista a Vicente Alcaide

10.jpg
 

Vicente Alcaide es uno de los grandes talentos de la cerámica nacional. Su taller, ubicado en Bermeo, es una declaración de intenciones. Rodeado de naturaleza, da forma a un trabajo de piezas aparentemente sencillas, desprovistas de ornamento y cargadas de intención.

 
 

BM – De la Mancha a Bermeo, donde te instalaste hace relativamente poco. El escenario que rodea tu taller lo forman montañas, un valle y a escasos kilómetros, el mar. ¿Qué relación tiene la naturaleza con tu obra? ¿De qué manera influye el entorno?

VA - Efectivamente la naturaleza está estrechamente vinculada a la obra, ya que el germen inicial partió de utilizar las cenizas de los árboles para elaborar los esmaltes que forman las piezas. Me pareció muy interesante que de algo residual o menospreciado se pueda crear algo  hermoso y útil a la vez.
Los inicios de esta investigación que sigo hasta hoy, comenzaron en una nave de un polígono industrial granadino en un ambiente poco idílico, lo cual no inhibía mi motivación por trabajar. Pero es cierto que la tranquilidad de un bosque favorece que el trabajo resulte más agradable y más profundo o reflexivo, si se quiere.

BM –Tanto las pastas como los esmaltes que utilizas son artesanales, algo poco habitual que hace que tu trabajo se intrínsecamente aún más personal, más propio ¿Qué desafíos te plantean el material y la técnica? Háblanos de tu proceso.

VA - Partimos en efecto de materias primas humildes y sencillas que transformamos en pastas o esmaltes cerámicos (diferentes arcillas, cuarzos y otros minerales). Realmente la labor de realizar pastas y esmaltes propios viene a ser una labor en desuso actualmente, ya que la industria surte de todo lo necesario en este aspecto.
El desafío para nosotros es enriquecer los materiales con los que trabajas; lograr que desarrollen otros tonos, otras cualidades, o sencillamente dotarlos de personalidad.  La misma ilusión de hacerlo nos sirve para caminar en este sentido.

BM –¿Reivindicas la aleatoriedad como parte del proceso creativo?

VA - Creo sinceramente que cuanto menos aleatoriedad haya en el trabajo más conocimiento tenemos del mismo;  pero también creo que sin el azar o sin el hecho de jugar, no se puede crear algo fresco y se cae en la monotonía.

BM –¿En qué momento comienzas a dedicar tu vida a la cerámica? ¿Quiénes fueron tus maestros? Tu trabajo desprende un compromiso con esta disciplina

VA - Comencé en la cerámica justo después de licenciarme en Historia del Arte. Fue un proceso natural que después de la vida académica y previamente laboral, me dirigiese a un alfarero de un pueblito de Cáceres (Arroyo de la Luz). Enseguida conecté con el material y quedé asombrado por el oficio. A partir de ahí, diversos cursos y mucha investigación por mi cuenta. Pero siempre con mucho agradecimiento a todos los maestros-compañeros que compartieron sus conocimientos, que son muchos.

BM - En tu caso, la dedicación es innegable pero ¿qué crees que hace a un buen ceramista? Horas de trabajo y práctica, destreza, sensibilidad…

VA - Tal vez Ilusión, trabajo, paciencia y amor por el oficio.

 BM –Conceptos como la “dignidad” o la “honestidad” resultan inherentes a la cerámica tradicional ¿De qué manera están presentes en tu propuesta?

VA - Siempre hemos tenido presente el no ser mezquinos en nuestro trabajo. Estoy convencido que esa actitud se refleja en la obra.

BM –El término “artesano” parece que está de moda ¿a qué crees tú que responde este retorno al trabajo manual? En tu caso ¿buscas la atemporalidad a través de tu obra o es más el resultado de un momento vital concreto?

VA - El término artesano si parece estar de moda, pero a mi juicio el significado de esta  palabra está desvirtuado, ya que se llega a utilizar incluso para vender productos manufacturados en la gran industria, o para organizar eventos de todo pelaje.
Con respecto a la otra pregunta, podría llegar a estremecerme el saber que las piezas podrían durar hasta la eternidad; pero es algo que no lo pienso. Afortunadamente pienso más en lo que tengo que hacer esta semana en el taller.

BM –De cara al futuro, ¿qué tipo de piezas, técnicas o medio te propones explorar?

VA - Actualmente estoy intentando hacer la pasta de porcelana menos mórbida y más versátil, con el fin de explorar en el mundo de la vasija. También tengo abiertos otros frentes como el mural.